loading
    

Calefacción por suelo radiante

Hombre tapando instalación de suelo radiante

A la hora de mantener una temperatura homogénea y estable en el hogar, una de las soluciones más interesantes pasa por la instalación del suelo radiante. Muy conocido en países del centro y el norte de Europa, cada vez son más las personas que se decantan por este tipo de calefacción debido, entre otras cosas, a su eficiencia.

¿Qué es el suelo radiante?

El suelo radiante es un sistema creado a partir de una red de tuberías que se distribuyen de forma ubiforme debajo del pavimento y por las que pasa el agua con el objetivo de conseguir una temperatura estable en todas las estancias. También se puede instalar a través de circuitos eléctricos.

¿Cómo funciona el suelo radiante?

La calefacción por suelo radiante es una de las más confortables y eficientes de entre todas las que existen en el mercado. Su funcionamiento, además, es muy sencillo. Se basa en la instalación de una red de tuberías a través de los que circula el agua caliente, que suele tener una temperatura de entre 30 y 45 grados, para dar calefacción.

¿Cómo instalar suelo radiante?

Si te preguntas cómo poner suelo radiante en tu hogar, debes saber que su instalación es sencilla y dependerá del tipo de suelo que se vaya a integrar, que puede ser eléctrico o por agua.

Los pasos generales para instalar el suelo radiante son los siguientes:

  1. Estudiar y definir la distribución.
  2. Instalar el colector y el termostato.
  3. Colocar la capa aislante y la banda perimetral.
  4. Instalar el suelo según su tipo.
  5. Aplicar el cemento y colocar en su sitio el pavimento.
  6. Recortar el sobrante.

Presupuesto para suelo radiante

    A pesar de que su ejecución es fácil, lo ideal es dejar la instalación del suelo radiante en manos de profesionales, de cara a obtener el mejor resultado.

    Tipos de suelo radiante

    Ahora que conoces qué es la calefacción por suelo radiante, debes saber que existen diferentes tipos del mismo. Descúbrelos para elegir el que mejor se adapte a tus necesidades.

    Suelo radiante eléctrico

    El sistema de suelo radiante eléctrico consiste en la instalación de la calefacción a partir de un circuito que transforme la energía eléctrica en calor a través de resistencias calefactoras. Se distinguen dos tipos:

    • Folio radiante: se trata de una película flexible que no requiere cemento en su instalación.
    • Hilo radiante: se trata de un cable calefactor cuya misión es transformar la energía en calor. Sí requiere de cemento en su instalación.

    Suelo radiante por agua

    Por otro lado, está el suelo radiante por agua. Este consiste en un sistema tanto de calefacción como de refrigeración que se compone de tuberías instaladas bajo el pavimento y por las que circula el agua. Aquí también se distinguen diferentes tipos.

    Suelo radiante aerotermia

    La aerotermia en el suelo radiante es un sistema capaz de ofrecer tanto calefacción como refrigeración. Cuenta con una bomba aerotérmica que invierte el proceso de calefacción de cara a generar frío en verano.

    Suelo radiante por gas natural

    El suelo radiante se puede acoplar a la caldera de gas natural del mismo modo que se hace con la calefacción tradicional. De este modo, los tubos se calientan a través de la combustión de gas. Sin embargo, este sistema no puede ofrecer refrigeración.

    Suelo radiante por geotermia

    El suelo radiante por geotermia este sí puede generar tanto calor como frío. La energía, en este caso, llega de tuberías con refrigerante que se encuentran instaladas en el subsuelo. 

    Suelo radiante refrescante

    El suelo radiante refrescante solo se puede conseguir con el suelo radiante por agua. Es aquel que ofrecen distintos tipos como el suelo radiante con aerotermia o por geotermia.

    ¿Suelo radiante eléctrico o por agua?

    El suelo radiante eléctrico y el suelo radiante por agua cuentan con varias diferencias. En aquellas viviendas que no precisen de muchas calefacción se recomienda instalar la opción eléctrica, pues su instalación es más sencilla y más económica.

    Sin embargo, si la necesidad es alta, lo mejor será optar por el sistema con agua, pues es más eficiente y contribuye al ahorro energético.

    ¿Suelo radiante o radiadores?

    Los radiadores cuentan con un sistema de calefacción similar al suelo radiante, pues por ellos se distribuye el agua caliente, con la desventaja de que esta debe calentarse a partir de una caldera y el agua en su interior circula entre los 70 y los 80 grados, suponiendo un mayor consumo.

    Suelo radiante: Ventajas y desventajas

    En cuanto a las ventajas del suelo radiante, destacan las siguientes:

    • Mayor eficiencia.
    • Mayor confort.
    • Capacidad de usar la aerotermia y la geotermia.
    • Obtener refrigeración.

    Entre sus inconvenientes encontramos:

    • Elevada inversión inicial.
    • Instalación complicada en viviendas ya construidas.
    • No se recomienda en zonas húmedas por la condensación.
    • Tarda más en calentar la vivienda que otros sistemas.

    Presupuesto de suelo radiante sin compromiso

      Suelo radiante: Precio

      El precio medio del suelo radiante eléctrico por metro cuadrado es de entre 40 y 50 euros, mientras que el del sistema por agua se sitúa entre los 50 y 70 euros. Sin embargo, cada instalación precisa de un presupuesto personalizado.

      Suelo radiante consumo mensual

      Una de las dudas más frecuentes es cuánto consume el suelo radiante. De media, para un piso de unos 70 m2 y usando la calefacción a 21º en invierno, su consumo se puede situar en torno a los 574 euros al año. Hay que tener en cuenta que este tipo de sistema resulta mucho más eficiente que otros, por lo que merece la pena.

      ¿Cómo regular la temperatura suelo radiante?

      Tras la instalación, es importante saber cómo regular el termostato del suelo radiante. Para que sea más eficiente, lo ideal es que la temperatura no varíe demasiado entre el día y la noche, situándose entre los 21 y los 19º respectivamente. 

      ¿Cómo limpiar suelo radiante?

      Para mantener el suelo radiante, hay que limpiar y revisar las válvulas, revisar los termostatos y verificar los caudalímetros. 

      En cualquier caso, esta limpieza se debe dejar en manos de profesionales cualificados que realizarán labores de mantenimiento cada temporada.

      ¿Cómo ahorrar con suelo radiante?

      Para ahorrar más con suelo radiante, tan solo debes tener en cuenta estos consejos:

      • Aislar ventanas y puertas.
      • Adaptar los grados con el termostato.
      • Ventilar las estancias cuandos sea preciso.

      Instalar suelo radiante

      El suelo radiante es uno de los sistemas actuales más eficientes, por lo que merece la pena su implementación. Para llevarla a cabo, puedes confiar en una empresa como Tecnoclima, donde la instalación estará ejecutada por manos profesionales.

      En nuestra Web utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y atención personalizada. Si sigues navegando,entenderemos que aceptas el uso de cookies. Si deseas más información o modificar el uso de las cookies lee nuestra política de cookies.